Sunday, February 21, 2010

ROOMMATES



Considerada la película que dio a conocer el mundo del cine X a un público poco habituado a ver sexo explícito en el cine, "Roommates" es la obra maestra del director Chuck Vincent, un infatigable luchador por la normalización del porno como un género cinematográfico más.



"Si usted cree que las estrellas porno no saben actuar, si cree que los directores de cine X no saben contar historias, si cree que ver practicar el sexo no puede ser fascinante de ver, entonces no se pierda esta película". Así de contundente se muestra el crítico Robert Rimmer al hablar de "Roommates" antes de denominarla como "la mejor película X jamás filmada". Puede ser una cuestión de gustos, pero lo innegable es que la cinta de Chuck Vincent supone la aproximación más certera del porno al cine convencional porque se construye con los cimientos del cine comercial, a partir de un elaborado y trabajado guión cinematográfico en el que las escenas de sexo se encuentran supeditadas a la acción.



El mérito de todo ello corresponde a Chuck Vincent, un veterano realizador de filmes eróticos cuya carrera discurrió a la largo de la frontera que divide el "soft core" del "hard core". Poco prolífico como director de cine X, Vincent dejó para la posteridad un puñado de pornos de buena factura en los que se adivina su preocupación por la vertiente narrativa de un género que comenzaba a perder su literalidad con el advenimiento del soporte de vídeo y que combatió con películas como "Jack & Jill", "In love" o "Voyeur".


Pero es en "Roommates" donde Vincent saca lo mejor de sí mismo para articular la historia de tres compañeras de piso que llegan a la ciudad de Nueva York con las mismas ambiciones y el mismo sentimiento de soledad. La película de Vincent cuenta la historia de una antigua prostituta de lujo que trabaja como actriz de anuncios para televisión y que pone un anuncio en el periódico para buscar compañeras de piso. A él responderán una aspirante a actriz y una modelo recién llegada a la ciudad.


A través de la aventura de las protagonistas, el espectador asiste a una aguda reflexión sobre las dificultades de relacionarse en el ser humano salpicada por unas escenas de sexo, siguiendo a Rimmer, "realistas, aventureras, frecuentemente románticas, bien filmadas y magníficamente interpretadas por el elenco de actores".
No es de extrañar, por ello, que "Roommates" abriera el camino al sexo en la televisión por medio de los canales por cable y que catapultara a su director a ser uno de los realizadores estrella del Playboy Channel en una carrera ascendente que se truncó en 1991 cuando murió en Ecuador víctima de las secuelas del SIDA que había contraído años antes.




Roommates. EEUU. 1982.
Actores: Samantha Fox, Jamie Gillis, Veronica Hart, Kelly Nichols, Gloria Leonard, Jerry Butler, Bobby Astyr, Jack Wrangler, Phil Smith.
Producción: Chuck Vincent.
Dirección: Chuck Vincent.

Vía Paco Gisbert